¿Y la Hummer ama? Modestos regalitos para ovejeros

El pasado sábado EL UNIVERSAL informó que México es segundo lugar mundial en la compra de camionetas tipo militar, Hummer.

¿Quién compra esos vistosos vehículos, que en promedio cuestan medio millón de pesos…? Nuevos ricos, ciudadanos adinerados, uno que otro político —como Jorge Kahwagi—, señoras que por aquello de la inseguridad confunden las calles de la ciudad de México —y de Nuevo León y Guadalajara— con Bagdad. Algunos distribuidores presumen que las Hummer se venden “como pan caliente” en las regiones de potente presencia del narcotráfico.

¡Pero qué creen…! Hoy la exclusiva camioneta tiene nuevos clientes en México. Y no es clientela cualquiera. No, se trata nada menos que de los exigentes líderes del magisterio, comandados por la dispendiosa jefa del SNTE, Elba Esther Gordillo, quien sorprendió a por lo menos 60 de los jefes de secciones sindicales del magisterio —subordinados de la profesora—, con un regalo que ninguno se atrevió a despreciar: una Hummer modelo 2009, con un valor de casi 500 mil pesos. Es decir, el “regalito” habría significado erogar 30 millones de pesos de las arcas sindicales. ¿O serán de dinero público?

Pero no, que nadie se escandalice. Mal pensados, envidiosos de los siempre responsables y honestos líderes sindicales del magisterio, esos que todo merecen y que, ¡por supuesto…!, todo obtienen de su jefa. Y sólo basta recordar que por allá de 2003 la señora Gordillo regaló —como hoy, a cada uno de sus subordinados jefes de las secciones sindicales— una camioneta. ¿Y por qué o para qué fue el regalo de entonces? Casi nada, “para amarrar” a sus incondicionales en una tarea de largo aliento: la construcción del Partido Nueva Alianza. Es decir, compró las voluntades con un “regalazo” para lograr la construcción del partido de la señora Gordillo —que es lo que sabe hacer, y hace muy bien la profesora Gordillo—, quien meses antes regaló a cada uno de los diputados bajo su liderazgo en San Lázaro —cuando era jefa de los diputado del PRI— una computadora personal.

En Hermosillo, la capital de Sonora —estado gobernado por su aliado Eduardo Bours, presidenciable que cree que será empujado por la señora Gordillo a Los Pinos—, se llevó a cabo durante tres días el 26 Consejo Nacional Extraordinario del SNTE, en el que la profesora Gordillo lanzó un ultimátum a los disidentes y rebeldes profesores de Morelos. En ese mismo Consejo Nacional, la lideresa entregó los “regalos de lujo” a sus líderes subordinados —las Hummer del escándalo—, y en el extremo del cinismo lanzó una grosera advertencia al Congreso: movilizar a 100 mil maestros, si no le entregan a la Alianza para la Calidad de la Educación 8 mil millones de pesos, vía presupuesto.

En lo que parece la sublimación del cinismo y la corrupción del cuestionado liderazgo vitalicio del SNTE, la profesora Gordillo enseñó de nueva cuenta el secreto de su control sobre el magisterio: precisamente el cinismo y la corrupción. Es decir, comprar las voluntades, al precio que sea, y someter políticamente, por los medios que sean.

Cuando en el Consejo Nacional de Hermosillo la señora Gordillo blandió sus armas preferidas, la corrupción y el cinismo, y cuando anunció una movilización multitudinaria para apoyar el mayor presupuesto posible para la Alianza para la Calidad de la Educación —que confirma la alianza Gordillo-Calderón—, en realidad el mensaje que pretende enviar es el de su fuerza y control sobre el destino del SNTE. “Aquí estoy”, parece decir. Pero ratifica que es y seguirá siendo aliada de Calderón. Alianza que ya es un lastre para el alicaído gobierno federal y sobre todo para el perdidoso partido azul. Sí, el de la señora Elba Esther Gordillo es un liderazgo harto cuestionable.

Por eso, el escándalo “de las Hummer”, con seguridad dará todo el parque a los malquerientes de Elba Esther Gordillo, quienes seguramente contrastarán la corrupción y el cinismo de “la profesora” con la lucha titánica y casi sobrehumana que empujan los maestros disidentes de Morelos. Maestros pobres que luchan contra esa corrupción.

¿Pero qué no es la corrupción de la venta de plazas, la corrupta negativa a someterse a evaluaciones, lo que defienden los maestros? ¿Qué no es esa la lucha de los corruptos disidentes, el otro extremo del cinismo y la corrupción del magisterio? Unos, los aliados de Gordillo, defienden las Hummer; mientras que los otros, los rebeldes de Morelos, defienden la impunidad en la venta de plazas, la mediocridad educativa como cultura magisterial y sindical. Les guste o no a las partes, a quienes sin autocrítica justifican la rebelión de Morelos, la señora Gordillo y los disidentes tienen la misma genética: el cinismo y la corrupción. Pero muchos prefieren no ver.

¡Participa!

comentarios

Share

6 Comments

  1. DarkGirl Reply

    ahora dizuqe las van a rifar que no maaam….. me cae que somo sunos agachados permitiendo que se burlen de los pobres de este pais con tranzas tan grandes como esas, donde esta el gobierno de las manos limpias??

  2. Roa Reply

    Es para calmar a nivel nacional los problemas que tiene ahorita el SNTE

    Aquí les dejo un chiste
    Un médico Israelita comenta:

    — La medicina en Israel está tan avanzada que nosotros le quitamos los testículos a una persona, se los ponemos a otra y en seis semanas ya está esta buscando trabajo.

    Un médico alemán comenta:

    — Eso no es nada, en Alemania Le sacamos parte del cerebro a una persona, la ponemos en otra, y en cuatro semanas ya está buscando trabajo.

    Un médico ruso comenta:

    — Eso tampoco es nada, en Rusia la medicina está tan avanzada que le sacamos la mitad del corazón a una persona se la ponemos a otra y en dos semanas, ambas están buscando trabajo.

    A lo que el médico mexicano responde:

    — Nada que ver, ¡¡todos ustedes están muy atrasados!! Fíjense que nosotros en México, agarramos a una persona sin cerebro, sin corazón y sin huevos, lo pusimos de PRESIDENTE ¡¡¡y ahora todo el país está buscando trabajo!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *