¿Prefieres una alberca con cloro o con orina?

By | mayo 31, 2010

¿Sabias que hay albercas que tienen mas orina que cloro? Esto podria ser malo, pero a la vez no tanto, porque una alberca con demasiado cloro puede ser perjudicial para la salud. Mas bien creo que seria bueno para los que gustan de las orinoterapia. Esta nota de Salud.com menciona el resultado de algunos estudios que se han hecho sobre el peligro que puede haber sobre todo en niños pequeños por el cloro que se le aplica a las albercas para “limpiarlas”.

A la albeeerca....

El profesor de la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica) Alfred Bernard, autor de un conocido informe sobre los daños provocados por el cloro en niños que practican la natación desde muy pequeños, dijo hoy a EFE que la higiene y la ventilación en las piscinas reducen drásticamente esos riesgos.

Bernard es responsable de varios estudios que revelan las lesiones en el sistema respiratorio que las piscinas cubiertas pueden provocar en los niños y especialmente en los bebés. Nadar en una alberca 10 minutos absorbemos más cloro que si bebiéramos 8 vasos de agua clorada.

La publicación, “alarmista y sin precisiones”, de los resultados de estos estudios en algunos medios ha perjudicado a centros de “matronatación” que sí respetan las condiciones de higiene recomendadas por el experto, según comentó a EFE la creadora de esta técnica de natación para bebés, la argentina Patricia Cirigliano.

El científico belga insistió en que el mayor peligro es la tricloramina, un gas contaminante producido por la mezcla del cloro con sustancias orgánicas, como la orina, el sudor y la saliva.

Para minimizar su impacto, hacen falta “estrictas condiciones de higiene, una ducha antes de entrar en la piscina y evitar la presencia de orina en el agua”, así como renovar el aire entre 6 y 8 veces la hora para garantizar su óptima calidad, según Bernard.

El problema es que “pocas piscinas respetan esas condiciones básicas y que no se suele evaluar su calidad, lo que impide identificar su grado de seguridad”.

Por ello, los padres tienen una gran responsabilidad a la hora de elegir la piscina a la que llevan a sus hijos, y deben “evitar aquellas donde existe un fuerte olor a cloro, señal de falta de ventilación”, añadió.

Asimismo, advirtió del exceso de cloro en el agua, producto muy nocivo para los niños que lo ingieren involuntariamente.

Según Bernard, equipar las piscinas con los medios necesarios y ventilar con frecuencia resulta muy caro, razón por la que la mayoría incumple esas normas.

Para el científico, no es recomendable llevar a las piscinas a niños de menos de 6 ó 7 años, dado que antes de esa edad “no aprenden de verdad a nadar”, sino que se limitan a disfrutar del agua, por lo que hacerlo supone sólo “adelantar el momento de la exposición al riesgo”.

“Si creemos que existen productos tóxicos, hay que reducir la exposición. La prudencia es necesaria. Se impone la prevención”, añadió.

El experto se refirió además a las alternativas que existen al cloro, como la ionización cobre plata, un método de desinfección cada vez más extendido que, a su juicio, es el mejor para garantizar la calidad del agua.

Otras posibilidades son los sistemas basados en el gas ozono o los productos que liberan oxígeno activo, explicó.

Por su parte, la responsable en Argentina de la “matronatación”, red también presente en otros países como España, lamentó que pocas piscinas cumplan las condiciones necesarias para garantizar la inocuidad.

Cirigliano aseguró que en su centro existe una higiene estricta, un control exhaustivo de la calidad del agua y una ventilación frecuente que evita los riesgos.

Bernard, uno de los máximos responsables de la Fundación Nacional para la Investigación Científica en Bélgica, publicó el pasado enero un estudio, llevado a cabo entre 2002 y 2006, en el que participaron 341 niños belgas de entre 8 y 12 años, de los que 41 fueron iniciados en la natación antes de cumplir los dos años.

Según el estudio, diez años después de comenzar con la natación, esos 41 niños presentaban problemas de permeabilidad pulmonar, como lesiones celulares o pérdidas de un 20 por ciento de sus células bronquiales, también conocidas como “de Clara”, que neutralizan la entrada en los pulmones de cualquier sustancia dañina.

Si acostumbramos nadar en una alberca frecuentemente, no esta por demas preguntar que medidas toman para garantizar la calidad del agua en la que se nada.

¡Participa!

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *