Los Prejuicios y el Titanic

Si algo tenemos todos, es que somos muy prejuiciosos, calificamos a las personas de acuerdo a la apariencia o contexto en el cual estas se encuentren en ese momento. Esto puede ser por la educación o por ignorancia, aunque también dependerá del entorno en el que hemos crecido para formarnos opiniones y estereotipos sociales en concreto, como por ejemplo el decir que los Argentinos son “creídos”, que los de Monterrey son codos, que todos los rateros son pobres o el que todos los políticos deben ser cultos, inteligentes y guapos … (Bueno eso de cultos e inteligentes ya vimos que no aplica ultimamente); o que todos los Yucatecos son cabezones y hermoseados…

Soy de la opinión que nunca hay que juzgar, la mayoría de las veces cuando se le echa un vistazo a las cosas o a las personas solo se esta viendo la punta del iceberg, ¡no te vaya a suceder lo que al Titanic!..

Como dijo Albert Einstein: “Triste época en la que vivimos, es más facil desintegrar un átomo que un prejuicio”…

¡Participa!

comentarios

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *