Desde el paraíso : Y cómo evitar a los vendedores de tiempo compartido

Creo que Quintana Roo es, por mucho, lo más parecido que debe haber al paraíso en la tierra: Una tierra bellísima, que invade de golpe todos tus sentidos. Con su legendaria arena blanca que, curiosamente, no se calienta con el sol, y su increíble y maravilloso mar azul verdoso, de belleza incomparable.

La diversidad cultural  en Cancún es de lo más extensa: En nuestro hotel hay muchos orientales, abundancia de norteamericanos, unos cuantos europeos y pocos, muuuy pocos mexicanos, lo cual hace que, para cuestiones prácticas, en este Babel en el que estamos alojados se utilice el inglés para casi todo :lol: ¡hasta a mí me han llegado a saludar en inglés algún empleado despistado! 🙂

Desde el primer día notamos la presencia de un grupo de jóvenes egipcios, muy simpáticos ellos (y muy guapos), sé su origen porque uno de ellos estuvo conversando con nosotros un buen rato. Invaden la alberca y meten un saborcito muy divertido. Aunque son muy discretos y bien portados de repente tienen ocurrencias que nos dejan a los demás con una sonrisa; como ayer, que uno empezó cantar las primeras nota de “El león duerme esta noche“, y de pronto, todos sus compañeros empezaron a seguirlo en un coro impresionantemente organizado y divertido, ¡hasta ganas daban de ponerse a cantar uno también!

En las albercas y en las playas, la abundancia de piel se muestra sin absolutamente ninguna inhibición: los pequeños bikinis muestran cuerpos humanamente imperfectos: celulitis, exceso de grasa, estrías, flacidez… cosa que a nadie parece importarle :mrgreen: son pocas, muuuy pocas las personas que pueden presumir aquí una figura de ensueño, lo cual es altamente gratificante y consolador para nosotros, los simples mortales que, acompañados del resto de la humanidad en este pequeño micro-cosmos, nos dedicamos a la actividad más común y placentera: adorar al dios sol ;-)

Los anfitriones sorprenden con su amabilidad, todos, absolutamente todos, desde los trabajadores del hotel, hasta la gente que detienes en la calle para pedirle alguna información, se deshacen en atenciones y trato gentil.

Aunque el paraíso, si uno no está informado, se puede convertir en un pequeño infierno :-(

Desde el momento mismo en que uno se baja del avión, y antes de tomar las maletas de la banda transportadora, empieza la lucha encarnizada de las compañías hoteleras para conseguir sus víctimas -perdón, debí decir clientes- de sus programas de “tiempo compartido”. Y si uno jamás ha estado aquí antes, pues invariablemente sufre la novatada. Todos, absolutamente todos te dicen que la única manera de conseguir los tours a los lugares de interés es con ellos, que son serios, que son más baratos, que los demás te van a ofrecer un desayuno gratis, pero que no lo aceptes porque te quieren para tiempo compartido, pero que ellos no, que ellos son los mejores, y que a primera hora pasan por tí a tu hotel para llevarte a tal lugar… llegas a tu hotel y 3 ó 4 personas más te dicen exactamente lo mismo, así que optas por dejarlos pelearse entre ellos,  luego de la carnicería, te vas como premio con el que logró deshacerse de los demás, a perder tooooda una mañana en otro hotel donde te tratan de maravilla, te dan unos regalitos para prácticamente obligarte a firmar un contrato por 30 años donde vas a invertir tu fondo de retiro (si lo tienes) para que pases obligadamente tus vacaciones con ellos (si las tomas). El truco es saber decir NO, y mantener el no ante todo y ante todos ;-) ¿Mi consejo? Ignóralos a todos, no aceptes el “desayuno gratis” y consigue tus tours en la agencia de viajes que casi todo hotel tiene, quizá gastes unos pesitos más de los que supuestamente te ahorrarías con los otros, pero te ahorrarás muchísimos dolores de cabeza y un día perdido ;-)

Fuera de eso, y de lo caro que puede llegar a ser el lugar, Cancún es algo que, definitivamente, vale la pena visitar, aunque sea una sola vez en la vida ¡¡Es fabuloso!! :-D

via: http://lulabeth.com/

¡Participa!

comentarios

Share

3 Comments

  1. Marta ferrari Reply

    desde el año 2004 que tuve la dicha de conocer Cancun , siempre digo que es el paraiso de los paraisos , pero ustades les mexicanos que son tan divinos les digo que le sigue Ixtapa , un mini paraiso y en noviembre pienso visitar Huatulco , que por lo que veo por internet debe de ser increiblemente hermoso tambien , en fin si queremos estar en el paraiso , solo hay que ir a Mexico , soy una simple admiradora de Mexico …. se nota verdad ? gracias por enviarme siempre esta pagina desde aahi …. Marta , y si estan en facebook , me gustaria visitarles tambien desde ahi

    1. HUGUITO Reply

      YO VIVO EN CANCUN, PERO DURANTE LA ETAPA DEL FAMOSO H1N1 TVE Q HACER UN VIAJE A LA CD DE MEXICO, DE REGRESO COMO NO HABIA TURISMO, PASE LA “MALA EXPERIENCIA” DE TENER QUE LIDIAR CON VENDEDORES DE TIEMPO COMPARTIDO, TOURS, MALETEROS, ETC., Q SIENDO OTRAS EPOCAS, A CUALQUIER TURISTA MEXICANO O A LA MAYORIA, PASARIAMOS INADVERTIDOS, PERO PIENSO QUE DEBERIAN CONTROLAR DE ALGUNA FORMA EL ACOSO QUE TIENEN HACIA EL TURISTA EN CUANTO PISA SUELO MEXICANO. ALGUNOS DAN MUY MALA IMAGEN.

      GRACIAS

  2. HUNTER Liars Reply

    HUNTER Liars, la división Legal de Travel Time puede gestionar para Ustedes un Acuerdo de Terminación Anticipada de Contrato de Membresia en un plazo máximo de 45 días hábiles.

    Los honorarios son bastante razonables, solo $1,299.00 USD. Sin importar la situación en que se encuentre su cuenta (pagos vencidos de mensualidades, mantenimientos y/o cuotas extraordinarias).

    Adicionalmente ofrecemos una Garantía de Resultados por escrito, de tal suerte que si no obtenemos para Usted el Acuerdo de Terminación de Contrato: NO COBRAMOS.

    Siempre funciona, cuando se sabe lo que se hace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *