Don Alejo Garza Tamez Héroe Nacional

By | noviembre 24, 2010

…”Los marinos presentes no olvidarán nunca el cuadro: un anciano de 77 años se llevó por delante a cuatro sicarios antes de morir peleando como el mejor soldado: con dignidad, honor y valentía”…

YouTube Preview Image

MONTERREY, N.L.- Cuando elementos de la Marina-Armada de México llegaron al rancho San José, en las inmediaciones de la presa Padilla, a 15 kilómetros de Ciudad Victoria, Tamaulipas, vieron un escenario desolador: la austera casona principal estaba semidestrozada por impactos de bala y explosiones de granadas.

En la parte exterior de la finca había cuatro cuerpos. Cautelosos, con las armas listas, exploraron los alrededores y encontraron dos sujetos más heridos e inconscientes.

En el interior de la casa había un solo cuerpo, el de don Alejo Garza Tamez, dueño de la finca y empresario maderero, con dos armas a su lado y prácticamente cosido a tiros.

La inspección del rancho reveló que en todas las puertas y ventanas había armas y casquillos. Eso les permitió imaginar cómo se dio la batalla horas antes.

Los efectivos de la Marina buscaron más cuerpos en el interior de la vivienda, pero no hallaron más. Les parecía difícil creer que una sola persona hubiera causado tantas bajas a las atacantes con fusiles y pistolas de caza deportiva.

Decenas de cartuchos percutidos y el olor a pólvora evidenciaban la fiereza de quien peleó hasta el final en defensa de su propiedad.

Al final entendieron que aquel hombre había diseñado su propia estrategia de defensa para pelear solo, colocando armas en todas las puertas y ventanas.

La historia comenzó a escribirse la mañana del sábado 13 de noviembre, cuando un grupo de hombres armados y amenazantes fue a darle un ultimátum a don Alejo Garza Tamez, dueño del rancho: tenía 24 horas para entregarles el predio o se atendría a las consecuencias.

Con la diplomacia de sus casi ocho décadas de vida, don Alejo les dijo que no les entregaría su propiedad. Y ahí estaría esperándolos, les dijo con llaneza.

Después del incidente, reunió a sus trabajadores y con tono grave y enérgico les pidió que al día siguiente no se presentaran a trabajar, que lo dejaran solo.

Durante ese sábado se dedicó a hacer un recuento de sus armas y municiones y a preparar la estrategia de defensa de su casa como si fuera un cuartel militar.

Dispuso armas en los flancos más débiles: las puertas y las ventanas del rancho. La noche del sábado 13 fue larga y sin sueño, como en sus mejores épocas de caza, pero amaneció temprano. Poco después de las 4:00 horas los motores de varias camionetas se oyeron lejos.

Los marinos que exploraron el rancho pudieron imaginar cómo fue aquella madrugada, con gatilleros armados, seguros de la impunidad, seguros de que pronto tendrían en su haber otra propiedad. Nadie, o casi nadie, se resiste a un contingente de pistoleros que portan armas largas. Sólo don Alejo.

Las camionetas entraron al rancho y se apostaron frente a la finca. Sus ocupantes descendieron, lanzaron una ráfaga al aire y gritaron que venían a tomar posesión del rancho. Esperaban que la gente saliera aterrorizada y con las manos en alto.

Pero las cosas no salieron como esperaban. Don Alejo los recibió a balazos y pronto un ejército entero disparaba contra la vivienda principal de la finca. El ranchero parecía multiplicarse y los minutos debieron parecerles eternos a quienes habían visto en él una presa fácil. Cayeron varios forajidos y los demás, enojados y frustrados, arreciaron el ataque. De las armas largas, los sicarios pasaron a las granadas.

Cuando al fin llegó el silencio, el aire olía a pólvora. Los agujeros en los muros y ventanas de la estructura indicaban la violencia del ataque. Cuando entraron en busca de lo que suponían era un amplio contingente, les sorprendió hallar a uno solo. Don Alejo.

Los sicarios sobrevivientes hicieron un rápido reconocimiento del terreno y optaron por abandonar la plaza. No se apoderaron del rancho, porque pensaron que pronto llegarían los militares y prefirieron huir. Dejaron lo que creyeron eran seis cadáveres, pero dos pistoleros estaban heridos.

Poco después llegaron los infantes de Marina y, poco a poco, pacientemente, reconstruyeron los hechos. Un ranchero, un hombre que amaba su propiedad más que nada en el mundo, la defendió literalmente hasta la muerte.

En la última cacería de su vida, don Alejo sorprendió al grupo de sicarios que quiso imponer en su rancho la ley de la selva, la misma que ni el poder del Estado ha podido controlar.

Losmarinos presentes no olvidarán nunca el cuadro: un anciano de 77 años se llevó por delante a cuatro sicarios antes de morir peleando como el mejor soldado: con dignidad, honor y valentía.

¡Participa!

comentarios

2 thoughts on “Don Alejo Garza Tamez Héroe Nacional

  1. ENZO SALVATORE

    Hi, mis lágrimas por lo que acabo de leer aunque ya estaba enterado , sirvan como homenaje a y reconocimiento al Coraje y Valor de DON ALEJO, si llego a tener un hijo, le pondré ALEJO en su memoria, ahora le dirijo una palabras a DON ALEJO, SR, DON ALEJO, COMO QUISIERA SER COMO USTED, CREAME QUE LO INTENTO CADA DIA, Y USTED NO ESTA SÓLO, AUNQUE DESGRACIADAMENTE LO ESTUVO O ASÍ QUISO ESTARLO, PUES ES USTED EXTREMADAMENTE VALIENTE,Y AUNQUE FUE SUICIDA LO QUE HIZO, NO LE RESTA NINGUN MÉRITO A SU VALOR, ESTOY Y ESTAMOS DOY POR SEGURO -ORGULLOSOS DE USTED. USTED SERÁ UN EJEMPLO DE HEROISMO Y AHORA SE POR QUE ACTÚO SOLO. PARA DARNOS EL EJEMPLO QUE USTED EN SU VALENTIA QUE LLAMÉ ACTO SUICIDA, NOS DEMUESTRA QUE SI FUE CAPAZ DE HACERLO SOLO ES POR QUE LOS DEMAS SON UNOS COBARDES Y QUE ADEMAS SI TODOS NOS UNIERAMOS , ESOS MALDITOS ZETAS DE MIERDA AHORITA SERIAN NUESTROS NEGROS, Y LOS TENDRIAMOS A TRABAJOS FORZADOS Y ENCADENADOS Y EL QUE SE ATREVA A LADRAR SERIA QUEMADO VIVO, POR ULTIMO DON ALEJO, MALDITA SEA! POR QUE NO NOS CONOCIMOS , USTED ME HABRIA LLAMADO Y YO HABRIA ACUDIDO GUSTOSO A LUCHAR A SU LADO, MALDITAS RATAS, EN SU PECADO LLEVAN LA PENITENCIA LA CUAL ES VIVIR SI LA MENOR DIGNIDAD Y EN LA DESHONRA DE ATACAR ENTRE VARIOS MALDITOS VENTAJOSAMENTE ARMADOS A UN HOMBRE SOLITARIO, PERO YA LES DIO USTED UNA LECCION , -NI TODOS LOS MALDITOS CHACALES HIENAS CON TODAS SUS ARMAS SUPERARAN JAMAS EL HONOR LA DIGNIDAD Y LA VALENTIA DE UN VERDADERO CIUDADANO MEXICANO, LOR , LOR, LOR, DON ALEJO. YA ESTAMOS ENTERADOS, USTED NOS HA HECHO SENTIR ORGULLOSOS DE USTED PERO AVERGONZADOS DE NOSOTROS , Y MUCHOS TENEMOS AHORA UNA ESPINA QUE SACARNOS . DIOS QUIERE HOMBRES COMO USTED POR ESO YA ESTA USTED A SU LADO.

    Reply
  2. martin

    seguramente que algunos policias de los que llegaron a ver lo que habia pasado tambien estubieron dandole guerra a don alejo, por que muchos no todos pero un numero considerable de ignorantes policias son dos caras y ensanchan las listas de la delincuencia

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *