Delphinus – Los Delfines, del mito a la realidad

A lo largo de la historia delfines y ballenas han sido protagonistas de mitos y leyendas de algunas culturas como la romana, griega, china, inuit (esquimal) e hindú.

Las leyendas y mitos más populares son del orden de los odontocetos (delfines y ballenas con dientes), especialmente del delfín común, las toninas y las orcas. Estos animales han sido descritos en la mitología por su capacidad de relacionarse con el hombre, por su naturaleza noble, porque se les han atribuido dones y poderes supernaturales o curativos y por su inteligencia. La gente siempre ha tendido a humanizar la conducta de los delfines, considerándolos cercanos a ellos.

 

Una de las leyendas más conocidas es la de Arion; un joven músico griego que vivía en la isla de Lesbos y cantaba como nadie más podía hacerlo. Un día decidió viajar a Sicilia donde ganó varios concursos, llegando a ser el mejor y un hombre muy rico. Después de un tiempo decidió regresar a Grecia; en Taraentum se subió a un barco corintio con todas sus posesiones, desafortunadamente, la tripulación era de piratas, quienes decidieron matarlo y quedarse con todas sus riquezas. Arion les suplicó que no lo mataran y lo único que consiguió fue que lo dejaran lanzarse él mismo al mar. Antes de saltar, Arion tomó su lira, tocó y cantó tan majestuosamente que la tripulación se quedó sin habla, entonces saltó al mar e inmediatamente un delfín emergió y le permitió subirse en su dorso para llevarlo a una isla sano y salvo.

 

d1.JPGEstos animales eran sagrados para los griegos y su nombre está asociado con el culto a Apolo en la ciudad de Delphi, cerca del Monte Parnassus.

 

Muchos mitos también han servido para explicar eventos o situaciones que el hombre no comprende, tal es el caso de los Inuit, quienes para explicar el porqué del diente largo de los narvales cuentan la siguiente leyenda:

Una viuda vivía con su hija y su hijo ciego en una cabaña alejada hecha de huesos de ballena, piedras y piel de foca. En el verano llegaron dos belugas a la costa y el niño preparó un arpón con algunos colmillos de morsa y la madera de un viejo barco pesquero para cazarlas y así conseguir grasa y carne para el invierno. La mamá le ayudó agarrando la línea del arpón cuando dos belugas emergieron cerca, una de ellas era más grande. La mamá le indicó al hijo que arponeara a la más pequeña, pero el hijo falló y le dio a la otra. La beluga se sumergió arrastrando a la mamá con ella. Cuando emergió nuevamente, la madre estaba a su lado enrollada con la cuerda, un remolino comenzó hacer círculos alrededor de su cabello formando una gran espiral, su cabello se transformó en un gran diente y la beluga se llevó a la madre al fondo, donde los dos cuerpos se unieron y dieron origen al narval.

d2.JPGActualmente se dice que cuando los cazadores inuits se encuentran con los narvales pueden escuchar el llanto de la madre llamando a su hijo.

 

Otro mito surgió para explicar la aparición de dos especies de odontocetos del río chino Yangtze, este río desemboca en un hermoso lago llamado Dongting. A las orillas vivía un hombre llamado Bai que tenía una hija con una piel blanca muy delicada. El padre era muy estricto y no le permitía hablar con nadie, pero la hija no hacía caso y secretamente se iba a jugar a la orilla del lago Dongting. Ahí conoció a un joven que tocaba una flauta de bambú de quien se enamoró y a quien veía a escondidas del padre todos los días. Un día la joven escuchó el sonido de la flauta y corrió hacia la orilla del lago, ahí descubrió a su padre ordenando a sus sirvientes que arrestaran al joven y lo azotaran.

La chica fue en su ayuda pero el padre, que ardía en cólera, ahogó a la pareja en el lago. Cuando la madre se enteró de lo sucedido, corrió a su esposo de la casa. Varios años después el hombre decidió regresar y en el camino de vuelta raptó en su bote a una joven. En su dolor, la chica decidió suicidarse aventándose al agua. Un pedazo de papel flotó en la superficie, en él estaba escrito: “Hace muchos años destruiste el amor entre tu hija y aquel joven, arrojándolos al lago, ahora hiciste lo mismo con la hija de otro hombre en el mismo lugar: eres una bestia con disfraz de hombre”. De repente surgió una tormenta, el barco se hundió y el hombre se convirtió en una marsopa sin aleta (Neophocaena phocaenoides). Los chinos dicen que cuando un delfín sin aleta se ve con un delfín de aleta blanca o baiji (Lipotes vexillifer), el padre está siguiendo a su hija transformada en baiji.

 

d3.JPGNota del editor: El delfín baiji fue declarado oficialmente extinto en 2007, luego de 2 semanas de búsqueda en el río Yangtze. Es el primer delfín que se extingue por causas relacionadas con el hombre debido a la caza y a la contaminación de su hábitat. Es una pérdida irreparable.

Biol. Tanya Giral Sancho

¡Participa!

comentarios

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *